www.stone-ideas.com

Arquitectura: Muros de Lego de piedra para la climatización

Levantar un muro con sillares de piedra maciza es sencillo y rápido. Bodega de piedra maciza de Gilles Perraudin para el Monastère de Solan en el sur de Francia. Foto: S. DemaillyDescargar el artículo como pdf.

(Agosto 2009) El hecho de que el presidente italiano, durante la cumbre del G-8 en julio en L’Aquila, regalase a los asistentes un libro con cubiertas de mármol, pudo ser un involuntario gesto simbólico, puesto que durante este encuentro los mandatarios se han puesto de acuerdo por primera vez en poner límites al aumento de las temperaturas en la Tierra. Y ésta habría sido una buena ocasión para hacer referencia a la industria italiana de la piedra.

Para alcanzar el objetivo de limitar el aumento de las temperaturas, se deberían reducir drásticamente las emisiones del gas CO2, que provoca el efecto invernadero, y ahí podría jugar un papel importante la piedra natural, ya que gran parte del dióxido de carbono se produce durante la construcción y el uso de la vivienda.

La piedra natural como material de construcción posee cualidades inmejorables para la sostenibilidad: su obtención no produce prácticamente emisiones porque la piedra simplemente está ahí (al contrario de lo que sucede con el cemento, para cuya producción se requieren grandes hornos); los residuos de las canteras son reutilizables; el potencial de la piedra para conservar la energía es tan impresionante que se podría usar como instalación natural de climatización.

Además: los bloques de piedra natural se pueden volver a utilizar prácticamente en su totalidad.

Y con esto llegamos al tema central: la construcción maciza con piedra natural requiere un esfuerzo para que el pensamiento se oriente en nuevas direcciones y, por lo tanto, se podría introducir a corto plazo en nichos de mercado. En primer lugar, debería haber una demanda de construcción ecológica por parte de los promotores, como muestran algunos ejemplos en Francia, líder mundial en construcción maciza

Los protagonistas del desarrollo durante la Segunda Guerra Mundial fueron Paul Marcerou, propietario de una cantera y meticuloso creador de sierras para piedra; y el arquitecto Fernand Pouillon. Ellos perfeccionaron el concepto de „pierres prétaillées“ (piedras pretalladas): sillares de tamaño medio que salen de la cantera en varias medidas estándar listos para ser usados. Una vez en la obra, sólo tienen que ser colocados unos encima de otros.

Se han construído unas 1000 viviendas mediante este „sistema Lego“, por ejemplo, la conocida urbanización en Aix-en-Provence. Pouillon levantó las paredes exteriores de los edificios de varias plantas con sillares de 80 cm de largo x 40 cm de ancho x 40 cm de grosor. En el interior de los edificios se encuentran tabiques de carga de hormigón armado.

Hoy en día, el arquitecto Gilles Perraudin es uno de los precursores de la construcción maciza con piedra. También él trabaja con el „sistema Lego“ de tamaños prefabricados. Su bodega para el Monastère de Solan, cerca de Avignon, ha conseguido llamar la atención de muchos. Aquí, el tamaño estándar de los sillares es de 210x105x52 cm, simplemente porque esas son las medidas habituales de los bloques en la cantera de piedra caliza más cercana.

El hecho de que el Monasterio de Solan se decidiera por la piedra es consecuente con su orientación ecológica. Los miembros de la congregación no querían para su bodega ningún material que, pasado el tiempo, pudiera liberar sustancias contaminantes.

El ahorro de energía es otro de los principios de la vida en el Monasterio. Para mantener una temperatura constante en la bodega, los clientes de Perraudin le permitieron construir paredes macizas: la piedra absorbe el frío durante la noche y lo descarga durante el caluroso día. También tienen un efecto refrescante la humedad del aire, que se introduce en los poros de la piedra durante la noche y mantiene alejado el calor durante el día al evaporarse de los muros.

Con sólo un mes de duración, el tiempo de construcción es sensacionalmente corto. „Con sillares de este tamaño, conseguimos tener listos dos metros cuadrados de muro en un sólo día“, explica Perraudin. Los bloques pueden ser colocados unos encima de otros sin usar cemento, ya que se sostienen por su propio peso. El mortero de cal sólo se usa para aislar la construcción del viento. Con el polvo de piedra de la cantera, los bloques apenas se distinguen de su entorno.

También en edificos en zonas de clima más frío se podría utilizar piedra natural para favorecer el almacenamiento de energía. De este tema se ha ocupado Stefano Zerbi, de la Universidad de Lausanne, en su tesis doctoral. Según Zerbi, en las casas de los países nórdicos se podría crear „un nucleo de piedra“. Suena dramático, pero sólo quiere decir que existen suelos de piedra y paredes macizas capaces de almacenar el calor. En invierno, el Sol también emite energía cuando está bajo y sus rayos podrían introducirse en la construcción atravesando fachadas de cristal orientadas al sur. „Naturalmente, el exterior de estos edifcios del norte debería estar aislado“, señala Zerbi.

Inconvenientes

Pero la construccion maciza con piedra también presenta inconvenientes. Uno de los puntos débiles más evidentes es el grosor de los muros: para ahorrar costes en energía, se pierde en superficie habitable

La piedra natural es un material de construcción caro, pero sólo a primera vista. En construcciones macizas se pueden emplear también materiales de calidad inferior. „Un bloque que, debido a su tonelaje, no se pueda serrar, seguiría siendo un material de construcción 100% utilizable“, indica Zerbi.

Además, no sería necesaria ninguna limpieza de la fachada. Es más: puesto que la piedra es un material de durabilidad prácticamente ilimitada, los bloques se podrían volver a utilizar en caso de que el edificio deba ser demolido.

Esto conllevaría un cambio de pensamiento radical: planear la construcción con vistas a la demolición. En otros ámbitos es normal: muchos electrodomésticos se construyen de tal forma que sus diversos materiales puedan ser separados más tarde.

Esto supone una nueva perspectiva sobre los costes de la construcción maciza con piedra. El material se convierte en una inversión a largo plazo que se recuperaría con la demolición.

Pero para ello los bloques de piedra deben permanecer indemnes; entonces, ¿qué hacemos con las conducciones para el agua y la electricidad?

En los años 50, Fernand Pouillon las colocaba en paredes interiores de hormigón. Hoy en día, Gilles Perraudin enfoca el problema de otra forma: poniendo como ejemplo el Centro Pompidou en París, donde los arquitectos hicieron visibles las escaleras y las tuberías en las paredes exteriores, Perraudin anima a los arquitectos a buscar „ideas novedosas e innovativas“ para las instalaciones necesarias en un edificio.

También Zerbi se opone al uso de los bloques de piedra para incrustar tuberías y cables: „Un cable eléctrico tiene una vida útil de unos veinte años; la piedra, en cambio, puede durar siglos y más“, dice.

No obstante, el transporte de piedra maciza es caro. Por lo que es recomendable utilizar material local. Pero esto también está en consonancia con la demanda de protección medioambiental: menos transporte, menos emisiones de CO2.

Las experiencias demuestran que todo tipo de piedra natural es aplicable en construcciones macizas. En España y en Portugal hay edificios macizos modernos construídos con granito, según indica Gilles Perraudin. Stefano Zerbi dirige su mirada al gneis de Tessin.

Al menos tan importante como la cuestión económica y las reflexiones técnicas, es también la siguiente pregunta: ¿qué opinan los arquitectos y, con ellos, los constructores, sobre los „bloques-Lego“?

Zerbi ha diseñado por ordenador una fachada para un edificio de gneis que muestra las diversas posibilidades de concepción de la superficie. Esto irrita a Perraudin, que opina que con la construcción de un muro piedra a piedra „el arquitecto se encuentra con el sentido propio de su profesión“, en vez de perderse en los miriñaques de la tecnología moderna.

Libros de mármol para los jefes de estado en la cumbre 2009 del G-8.

La historia completa de la construcción con piedra maciza en Francia se puede leer en la revista Pierre Actual (10/2007).

Gilles Perraudin (francés)

Vídeo sobre la construcción con piedra maciza

Stefano Zerbi (Mail)

Otros ejemplos:

Calder Ingenierie (francés)

Stone Museum, Japón, de Kengo Kuma (2000)

Villas Vanille, Montpellier: Paredes de separación de piedra entre casas (francés)

Fachadas de piedra de Perry Architects, Londres (1, 2)