www.stone-ideas.com

Mercados: Muros de carga con sandwiches de piedra

Sandwich de finas láminas de piedra con fibra de carbono (CFS) con una gruesa capa de aislante en medio. Derechos: Kolja Kuse(Septiembre 2009) Piedra de Fibra de Carbono (CFS, CarbonFibreStone) es el nombre de una tecnología aún joven que podría revolucionar el mundo de la contrucción. Con este material se contruiría, como en los viejos tiempos, con piedra. Pero no con bloques de piedra maciza (véase la edición de agosto de BusinessStone.com), sino con finas láminas. Estas láminas están revestidas de fibra de carbono, lo que les otorga unas propiedades particulares: no sólo son tan resistentes al peso como la piedra normal, es decir, que soportan peso en la parte superior, sino que, además, también son extremadamente flexibles respecto a cargas laterales.

Con este material, la empresa alemana TechnoCarbon Technologies ha empezado a fabricar recientemente paneles-sandwich. Este elemento de construcción de 2,70 m de altura, es decir, la altura de un piso, y 1 m de ancho, ha sido puesto a prueba con la colaboración de la Universidad Técnica y Económica de Chur, en Suiza, y se ha comprobado que puede soportar cargas de más de 20 t, lo que equivaldría al peso de tres pisos en un edifcio.

Una de las particularidades de la construcción con estos paneles-sandwich es que, al contrario de lo que suele suceder, la piedra no se utiliza como revestimiento de una pared de hormigón, sino que funciona como un elemento de carga. Además, presenta ventajas inesperadas frente a los muros de hormigón: una de ellas es que los paneles son unas cuatro veces más ligeros y, por lo tanto, se reduce, por ejemplo, el coste del transporte hasta la obra.

Pero aún presenta más ventajas en el tema de la protección medioambiental: se construyen con un gasto de energía mucho más reducido y su aislamiento térmico es más efectivo.

También son más delgadas que las habituales paredes de hormigón. Incluyendo el aislante, miden 24,5 cm, lo que supone un gran ventaja en cuanto a espacio habitable. Su interior se compone de tres capas: el exterior por ambos lados es una lámina de granito de unos 2 cm, reforzada con una red de fibra de carbono pegada a la piedra. Entra las dos láminas, 20 cm de aislante de poliuretano.

En la parte superior e inferior, cada panel posee un perfil de encaje. En un edificio de varios pisos, este perfil asegura que el peso que se recibe desde arriba sea soportado por las láminas de fibra de carbono y transmitido a las láminas del siguiente panel.

Que las altas y delgadas láminas de piedra no se doblen bajo el peso, se consigue, por un lado, mediante el aislante al que están pegadas y, por otro, con la ligera precarga que les proporciona la fibra de carbono que las acompaña.

Al igual que en las casas prefabricadas, las conducciones para el agua y la electricidad se realizan en el taller mediante huecos en las paredes. Esto reduce además del tiempo de trabajo en la obra.

Las láminas de piedra contribuyen también al ahorro de costes. Los paneles-sandwich en la fachada exterior de un edificio no requieren ser pulidos, ya que son, en sí mismos, piedra decorativa. Lo mismo se puede decir sobre el interior.

No obstante, la experiencia nos dice que cada inquilino quiere cambiar las paredes a su gusto. En esta sentido, también se ofrecen posibilidades interesantes: en caso de que las láminas de piedra tuvieran que ser tapizadas, se puede usar desde el principio un material con taras. Por lo tanto, para los paneles-sandwich se podrían utilizar los residuos de la serradura de bloques macizos. La fibra de carbono garantizaría la estabilidad también en estos casos.

Más aún: si los paneles no son dañados durante la construcción o la ocupación de la vivienda, pueden ser reutilizados de forma prácticamente ilimitada. De esta manera, los gastos de material no serían costes, sino una inversión de futuro que se puede recuperar tras el derribo del edificio.

Puesto que el punto de rocío se encuentra en la placa de piedra exterior, y puesto que muchos tipos de granito son resistentes a la congelación, el clima no sería un inconveniente para utilizar los paneles-sandwich también en países nórdicos.

En el interior del edificio, los poros naturales de la piedra proporcionan un clima agradable, absorbiendo la humedad del aire y expulsándola. La pared, sin tapete, funcionaría como un humidificador natural.

Kloja Kuse, Jefe de TechnoCarbon Technologies y padre de estas y otras ideas semejantes (ver más abajo), tiene de momento dos objetivos preferentes. Por un lado, conseguir perfiles de encaje laterales adecuados para los paneles-sandwich.

Por otro lado, encontrar inversores para la poducción masiva de los paneles, para que los elementos innovativos puedan demostrar en la práctica su eficacia a la hora de conseguir construcciones que reduzcan costes y que, al mismo tiempo, ahorren energía.

TechnoCarbon Technologies

Otras aplicaciones:

En la feria Stone+tec en Núremberg 2009 presentó Kolja Kuse una armadura de soporte (foto abaja) compuesta por dos finas placas de piedra a ambos lados de la fibra de carbono. Según indica Kuse, el soporte supera las propiedades estáticas de un soporte de acero, es un tercio más ligero y su producción no requiere las enormes cantidades de energía que consumen los metales en hornos y laminadoras. Además, la fibra de carbono se puede fabricar a partir de aceite vegetal.

Las propiedades de la fibra de carbono para aumentar la resistencia de finas placas de piedra se utiliza ahora también en los aeropuertos. La empresa austríaca List cubre con este tipo de piedra los suelos de los jets.

La empresa suiza zai fabrica unos lujosos esquíes con una delgadísima piedra de fibra de carbono (CFS) en su interior que proporciona un deslizamiento agradable por la pista, según su fabricante.

También se experimenta ya con CFS en la construcción de instrumentos musicales.

Una idea original es la tabla de planchar de CFS. En su pulida superficie, la plancha se desliza sin esfuerzo sobre la ropa. Para la ropa húmeda, se utiliza la naturaleza de la piedra, es decir, sus poros: antes del planchado se humedece la piedra con un paño. El calor aplicado sobre la piedra húmeda hace que la plancha funcione como una a vapor.

Igualmente prometedor: armadura de soporte fabricada en piedra con fibra de carbono (CFS) en vez de acero.