www.stone-ideas.com

Mercados: „En convivencia“ con la energía solar

Fachada del nuevo taller de laminado de ThyssenKrupp.  Foto: ThyssenKrupp AG(Diciembre 2009) El nuevo competidor es invencible: las células fotovoltaicas están conquistando las fachadas, y no hay nada que se pueda hacer o decir en contra…

Una cifra sólo: La Agencia Internacional de Energía (IEA) presentó en octubre su „World Energy Outlook“ donde llega a la conclusión de que los precios de la energía subirán de forma considerable en los próximos 20 años: sus previsiones hasta el año 2030 en Europa, Estados Unidos e India, indican que doblarán la parte de su Producto Nacional Bruto destinada a importación de gas y petróleo; para China, podría incluso triplicarse; y para Japón, se multiplicaría por 1,5, según la comunicación de la IEA.

Un dato más: incluso en el caso de que en la Conferencia sobre el Clima que tendrá lugar del 7 al 18 de diciembre en Conpehague no se tomen decisiones concretas en el tema del dióxido de carbono, es posible predecir que en la próxima década cada vez más empresas se decidirán por las células fotovoltaicas para el recubrimiento de sus edificios de oficinas. Y la razón es que, de esta forma, reducen sus gastos de mantenimiento y ofrecen una prueba visible de su conciencia medioambiental.

Hasta ahora, el recubrimiento de fachadas, por ejemplo, las de edificios de oficinas, era un mercado importante para la piedra natural.

La técnica para instalaciones solares en grandes superficies verticales está suficientemente desarrollada. Queremos mostrar como ejemplo un solo caso: las torres CIS de una empresa aseguradora en Manchester (ver foto). El edificio, de 122 m de alto, fue modernizado y recubierto totalmente con células fotovoltaicas de Sharp. Con esto, los fabricantes de láminas mosaico – los tradicionales proveedores de recubrimientos de fachadas- se despiden para siempre de quien les solía comprar muchos metros cuadrados de mercancía.

Quien crea que los paneles solares sólo se pueden instalar en fachadas que den al sur, no está al tanto del estado actual del tema. La tecnología llega ya tan lejos, que incluso en las fachadas orientadas al norte se recoge energía suficiente. Además: en lo que se refiere a formas de instalación, ya se han desarrollado celdas de tonos amarillos, violetas y verdes, junto a los habituales azul y gris. Y se está investigando para conseguir colores adicionales.

Finalmente, queremos recordar que también es posible instalar paneles solares transparentes. A través de ellos se puede ver casi sin alteraciones y, desde fuera, parecen vidrios de protección visual. A menudo se encuentran en los tejados de las estacione: por ejemplo, en la estación de metro de Stillwell Avenue de Nueva York.

¿Pierde así la industria de la piedra de forma definitiva el mercado del recubrimiento de fachadas? De ninguna manera. Pero tiene que hacerse cargo de que hay un nuevo competidor antes de que sea tarde. La estrategia a seguir debería ser: si no se le puede expulsar del mercado, hay que intentar convivir con él.

Otros sectores ya han mostrado de qué forma se puede llevar a cabo esa convivencia, aunque más como un juego con el nuevo, que como estrategia de márketing intencionada.

La hojalata, por ejemplo, es otro de los materiales que se usan habitualmente para recubrir fachadas. Los fabricantes de acero alemanes ThyssenKrupp han instalado en Duisburg-Beeckerswerth una cubierta exterior para su nuevo taller de laminación con células fotovoltaicas y hojalata.

El aspecto es inmejorable y demuestra lo que es posible conseguir combinando ambos materiales. Además, otorga a la empresa un toque ecológico. Si miramos las fotografías, vemos que el verde de la pradera se refleja en las placas de latón coloreado, y el azul del cielo en las celdas solares – más ecológico no puede ser.

„Células fotovoltaicas integradas“ es el nombre con el que se conocen estas combinaciones de módulos solares con otros materiales.

También la industria del vidrio parece haber reflexionado sobre el tema. En el edificio administrativo de Schott AG en Maguncia (Alemania), se ha construido una caja para la escalera en cristal coloreado combinado con células fotovoltaicas.

El conjunto resulta moderno y dinámico – con un marcado gusto por la pura diversión en la decoración, tal y como se suele preferir hoy en día.

En otro caso, se ha combinado madera con células fotovoltaicas, pero no por iniciativa del sector, sino de los propietarios de viviendas en Tübingen (Alemania). Madera conviviendo con celdas solares. El fabricante de las celdas en este caso fue la empresa Sunways, que muestra el ya premiado proyecto en su publicidad.

Estos ejemplos muestran que cubrir una fachada completamente con células fotovoltaicas es posible, pero no siempre es la intención de los impulsores del proyecto. Probablemente, el deseo de poner al día un edificio desde el punto de vista energético suele ir unido a la intención de actualizar la imagen corporativa.

Y ahí se encuentra la oportunidad para la industria de la piedra: las células fotovoltaicas están buscando „compañia“ para compartir las fachadas.

Las iniciativas para este tipo de proyectos deberían partir de los comerciantes y los mayoristas. Es difícil comprender que las fachadas de sus almacenes no estén decoradas en piedra con ideas innovativas.

También los productores locales deberían aquí aprovechar la oportunidad que se les ofrece para hacer frente a los productores extranjeros, ya que la combinación de piedra y célula fotovoltaica sólo es realmente ecológica cuando no hay que transportar el material por medio mundo. Dicho de otra forma: las empresas del sector pueden, mediante proyectos arquitectónicos, dar a las celdas solares la impresión de que la mejor convivencia posible se da con la piedra local.

Este año tuvo lugar una vez más el Solardecathlon. En esta competición estudiantil internacional del Ministerio para la Energía de los Estados Unidos, se trata de construir una casa lo más ecológica posible con materiales igualmente ecológicos. Se valoran diez disciplinas (de ahí el nombre de decatlón), entre otras: eficiencia energética, arquitectura y confort. Una web muestra los proyectos mediante cortos; también fueron presentados en verano en el Mall de Washington, a poca distancia de la Casa Blanca.

Tomen nota: la madera se encontraba por todos lados como material de construcción; también el acero y el aluminio; la piedra sólo fue utilizada por el equipo Alberta, pero de forma muy secundaria.