www.stone-ideas.com

Arquitectura: Ideas para muros y fachadas (2)

(Octubre 2010) La Villa Saitan, en la ciudad japonesa de Kyoto, parece la hojarasca de un gran árbol. Se trata de un edificio con once apartamentos distribuidos en varios pisos, que parecen desde fuera una sola casa. La pared exterior está cubierta con granito brasileño Giallo Cecilia.

La decoración no sólo resulta interesante para el observador. Seguro que lo resultó también para los arquitectos de Eastern Design Office, que tenían que encontrar diversas soluciones en el interior exigidas por la fachada. Además, los habitantes no iban a renunciar a un balcón soleado. También la entrada es poco convencional: en la planta baja, un pasillo va de un lado de la calle al otro; en este pasillo se encuentran todas las viviendas. Según los arquitectos, esto debe destacar la pertenencia de los vecinos a la comunidad.

Eastern Design Office

„El gran edificio de piedra parece surgir de la tierra“, escriben los arquitectos holandeses sobre su Centro de Negocios y Convenciones en la ciudad de Lleida. En contraste, algún espectador puede pensar en un ovni: el primer y el segundo piso sobresalen del edificio, creando una zona cubierta en la plaza. Desde el segundo piso, una pared de ventanas rodea todo el edificio, proporcionando unas vistas excelentes. Sobre el tejado plano se encuentra la torre para la maquinaria escénica y un jardín accesible.

La fachada está recubierta con un patrón pixelado de pizarra „Morisca Oro“, proporcionado por la empresa española Samaca. Los suelos interiores están cubiertos de mármol. La pieza central es el teatro, con 1000 plazas. Sus paredes están cubiertas de madera oscura, labrada con apariencia de árbol. Cuando se ilumina desde atrás, produce la sensación de un huerto, según la idea de Mecanoo Architects, de la ciudad holandesa de Delft.

La fachada de piedra caliza de la nueva biblioteca central de la Universidad Humboldt de Berlín ya anticipa lo que se oculta detrás de ella: allí donde se encuentran estanterías, las ventanas son estrechas, ya que el sol es enemigo de los libros. Por el contrario, allí donde hay plazas de lectura, las ventanas son anchas y ofrecen una relajada vista desde la biblioteca sobre la ciudad. Una fachada similar creó el arquitecto Max Dudler para la biblioteca de una iglesia en la ciudad de Münster.

Se ha utilizado piedra caliza porque este material era usual en el viejo Berlín y, desde la caída del muro, vive una especie de renacimiento. La superficie se llama „Aquapower“ y se realizó aplicando agua a alta presión. Dentro del uso de la piedra natural, hay que mencionar las lámparas de mesa de la gran sala de lectura, que están cubiertas con una campana transparente de granito. En el suelo de la plaza frente a la biblioteca se ha colocado basalto negro.

El arquitecto ha sido Max Dudler.

La piedra fue proporcionada por la empresa Hofmann.

La Casa Cuatro, en Tunquen, en la costa pacífica chilena, parece querer ocultarse tras un alto muro cubierto de piedra de cantera. Esto otorga a la casa un aspecto algo salvaje, que encaja perfectamente en el agreste paisaje del océano más tumultuoso. Pero el muro también tiene una función estática: en el se apoya la estrecha casa de 2 pisos y una superficie de apenas 140 m² , y que se sostiene sobre un ligero entramado de madera. Además, el muro funciona como almacenador de calor. Puesto que la casa está situada en un lugar bastante aislado, se ha utilizado en gran parte materiales locales. La pizarra que recubre el muro, se encuentra con frecuencia en la costa y protege la casa del viento salado.

Los arquitectos encargados fueron foster bernal Arquitectos

La piedra fue proporcionada por la empresa Piedras Almarza (email)

Sus dimensiones se salen de lo habitual: los elementos de travertino de la fachada del E-Science Lab HIT del Instituto Técnico Federal de Zurich alcanzan los 3,65 m de alto y pesan unos 690 kg. Es supuso no sólo que se tuvieran que extraer de bloques de cantera de más de 4 metros de largo, sino también que hubo que desarrollar una maquinaria especial para su instalación con una grúa.

Exactamente 717 de estos elementos, de 90 cm de ancho y 7 cm de grosor, están instalados frente a los cristales del edificio de 6 pisos. No son sólo decoración, sino que sirven también para crear sombras. El edificio ha recibido este año el premio nacional austríaco para la sostenibilidad en la construcción y es un edificio de bajo coste energético.

El edifico es un diseño de los arquitectos austríacos de Baumschlager + Eberle.

Integrar un edificio en su entorno es una tarea habitual para los arquitectos. El despacho noruego Snøhetta ha tomado este principio al pie de la letra en su diseño del Museo Petter Dass. Este grupo de arquitectos ya fue premiado varias veces por su proyecto de la Ópera de Oslo, para el que utilizaron mármol de Carrara. En esta ocasión, los arquitectos han cortado un trozo de roca y han colocado el museo dentro. El edificio es algo más estrecho que el corte, por lo que los visitantes puede tocar la lisa pared de granito.

Este tipo de cortes en la roca no son extraños en Noruega, ya que allí se encuentran gran cantidad de rocas redondeadas que se extienden sobre grandes distancias. Estas rocas surgieron tras las glaciaciones, cuando los glaciares llegaron a transportar masas de hielo de más de 2 km de alto a través de todo el país.

Petter Dass es uno de los poetas noruegos más famosos. Vivió entre 1689 y 1707 y fue también párroco, por eso el edifico señala en uno de sus lados hacia la iglesia donde escribió sus obras. En el otro lado, se introduce en un bosque – desde el piso superior del museo se disfruta de una bella vista panorámica. El museo se encuentra en la ciudad de Alstahaug.

Snøhetta