www.stone-ideas.com

Los turistas chinos dejan vacías las tiendas suizas de relojes caros

Nuestras fotos proceden de un proyecto adecuado para este tema: muestran la nueva „Drubba Village” en la Selva Negra alemana. Allí, los relojes de cuco y los relojes de pulsera de lujo se venden sobre todo a clientes asiáticos.

Stone-Ideas.com dice: Ha llegado el momento de acercarse al mercado chino con algo más que bloques de piedra

Update: Shaun Rein Managing Director of China Market Research Group at CFO Summit 2016 (New Zealand) about the boom in private consumption in China (Video)

En junio de esta año presentamos una declaración de la asociación china de la piedra. En ella, la China Stone Material Association (CSMA) presentaba una serie de tesis inesperadas. Entre otras cosas, señalaban el aumento de la demanda nacional de piedra para la decoración de villas privadas, y que también aumentaría la importación de productos acabados de alta gama (ver enlace).

Y hemos encontrado un sector comercial en el que se pueden comprobar las ganas de consumo de los chinos fuera de China: se trata del sector de los relojes, sobre todo en Suiza.

Allí, en ciudades como Interlaken, Lucerna o Berna, se puede observar a diario el mismo espectáculo: autobuses cargados de turistas chinos, que bajan y desaparecen en las tiendas de relojes de las calles comerciales.

Allí les espera personal de venta especializado.

Los que conocen el mercado informan de que los turistas compran principalmente marcas de lujo, a partir de los 5000 CHF por reloj, y en varios ejemplares. Parece que algunos turistas compran también para amigos y familiares.

Pero, ¿por qué no los compran en los centros comerciales chinos, donde también se encuentran marcas de lujo como Rolex y Omega?

Ippolito Fleitz Group: „Drubba Village“.

En algunos artículos de la prensa suiza se nombran dos razones: en primer lugar, los turistas chinos quieren evitar los impuestos de importación de hasta el 30% para productos de lujo. Y es que un reloj que se lleva en la muñeca en el viaje de vuelta no hace pensar que hace poco estaba envuelto en su paquete original en el hotel.

En segundo lugar, los chinos tienen miedo de que les estén vendiendo falsificaciones en casa.

De momento, no obstante, esta ansia de consumo se ha debilitado un poco. Los diarios suizos mencionan algunas razones, como la campaña de anticorrupción en China y las nuevas condiciones para obtener el visado.

No hemos leído nada sobre graves preocupaciones para el futuro de los comerciantes de relojes suizos.

De estas informaciones y las tesis de la CSMA se puede deducir que estamos en un buen momento para presentar en China productos finales en piedra occidental.

Si bien hay que tener en cuenta que estas mercancías tienen que estar certificadas. De esta forma, los clientes orientales aceptan también el impuesto de importaciones de cerca del 25%.

Ippolito Fleitz Group: „Drubba Village“.

Nuestras fotos proceden de un proyecto adecuado para este tema: muestran la nueva „Drubba Village” en la Selva Negra alemana. Allí, los relojes de cuco y los relojes de pulsera de lujo se venden sobre todo a clientes asiáticos. Algunos fabricantes se han unido en este showroom.

Puesto que los clientes del lejano oriente disponen de poco tiempo, el prestigioso despacho de arquitectura alemán Ippolito Fleitz Group ha diseñado la exposición de forma muy accesible: con solo un vistazo, el visitante puede ver la distribución de las marcas en las paredes. El suelo está recubierto de baldosas de cerámica y ofrece un punto de descanso a la vista.

En el centro del espacio se encuentra un café y un taller de relojería, donde se pueden presentar mecanismos y relojes de pared de alta gama.

Los arquitectos han representado también la misma Selva Negra, con 4362 palos de madera de abeto en suaves olas colgadas del techo.

Declaración de la China Stone Material Association (CSMA)

Ippolito Fleitz

Fotos: Zooey Braun

Ippolito Fleitz Group: „Drubba Village“.

(24.10.2016)