www.stone-ideas.com

Arquitectura: … y vivieron felices para siempre

(Marzo 2011) Este artículo sobre dos casas de verano en el campo en Croacia se podría contar como un cuento: érase una vez dos amigos que querían construir casas de verano para ellos y sus familias. No tardaron en encontrar una parcela, en el bello lugar de Bratovici, en Istria, una península en el Mediterráneo, que allí se llama Adriático. Como los granjeros de Istria no ganaban mucho dinero, las construcciones del lugar siempre fueron sencillas: muros de piedra y cuatro paredes con puertas y ventanas, un techo y listo.

Y ahora surgiría la dificultad del cuento: la suegra malvada quizá, o el mago mezquino, o los héroes sería expulsados injustamente de la parcela. Pero como en nuestra historia todo va bien, ahora entran en escena los arquitectos Arhitektri, de la capital croata Zagreb.

Se trata de un equipo de profesionales que da mucha importancia a una construcción adecuada al lugar donde se encuentra. Tras reflexionar para encontrar la forma más adecuada en este caso, piensan en las antiquísimas casas redondas de la región, comparables a los famosos „trulli“ del sur de Italia. Aquí, en los Balcanes, estas contrucciones de piedra se llama Kazun.

Al final de nuestro cuento, en Bratovici se levantan dos casas de doble altura en la pradera, sencillas como graneros, colocadas en ángulo recto la una de la otra. Sobre sus muros exteriores se encuentra una típica fachada de piedra, realizada con la piedra caliza local Benkovac, y por trabajadores locales. Incluso los tejados se han cubierto con piedra, de forma absolutamente tradicional.

El interior de estas construcciones es absolutamente moderno, con una piscina en el jardín y pintorescas terrazas. Por supuesto, en las paredes exteriores se ha colocado un aislamiento de 10 cm de grosor entre la pared portadora y el revestimiento de piedra.

El título del proyecto era simple y directo „Dvije Kuce“ („Dos casas“). Dos palabras muy apropiadas también como título de este cuento.

…. y vivieron felices para siempre.

Arhitektri

Kazun

Fotos: Miljenko Bernfest, Aleksandar Markovic