www.stone-ideas.com

Diseño: „Hay una nueva vida en el mármol“

(Diciembre 2011) Para los tradicionalistas en el campo de la piedra y de la arquitectura, la frase debe resultar muy provocativa: „El mármol es un material cuyas posibilidades todavía están por descubrir“. Al fin y al cabo, son estos profesionales los que llevan milenios pensando en nuevos usos para la piedra natural.

Hemos encontrado esta frase en el catálogo del proyecto „Luce e Materia“ (Luz y materia). El objetivo es encontrar formas de combinar estos dos materiales tan opuestos de manera fructífera. El proyecto ha sido llevado a cabo por el grupo empresarial Solubema (Portugal)/Merbes-Sprimont (Bélgica) y por el diseñador italiano Raffaello Galiotto. Los resultados fueron presentados en el marco del Marble Forum en la nave 7B de Marmomacc 2011.

Será interesante observar si estas artísticas ideas se convierten finalmente en productos comercializables y de qué forma.

La idea consiste en combinar dos tipos de mármol con propiedades opuestas: por un lado, el Noir Belge (Belgium Black), de Bélgica, negro y compacto como la noche, y que se obtiene actualmente sólo mediante excavación subterránea; y, por otro lado, el portugués Vigaria, blando y con vetas, transparente y que se extrae en canteras exteriores.

El diseñador juega con varios aspectos para ver cómo se relacionan ambos tipos de mármol con la luz.

Por ejemplo: el Noir Belge resulta muy apropiado como espejo por su forma pulida; en ninguna otra piedra se puede trabajar la superficie de forma tan perfecta. Pero también está claro que un espejo negro no puede cumplir perfectamente con todas las funciones de un espejo, ya que absorbe más luz de la que refleja. La literatura y el arte ya han tratado este tema alguna vez.

Como introducción en el Marble Forum, Galiotto hizo referencia a las imágenes distorsionadas que crean los espejos cóncavos y convexos, como, por ejemplo, el famoso espejo del cuadro „Retrato de Giovanni Arnolfini y su esposa“, de Jan van Eyck (1434): en la pintura se ve un espejo al fondo en el que se refleja no solo la pareja vista desde atrás, sino que también se puede reconocer en él al pintor. Para la época, un sensacional juego de perspectivas.

Galiotto presentó un espejo similar en mármol negro. Moviendo éste y otros ejemplos hacia delante y hacia atrás se creaban imágenes distorsionadas. El material inusual no hace más que potenciar ese efecto.

En el segundo espacio se encontraba una muestra de anamorfosis. Este tipo de pintura fue muy apreciada durante el Renacimiento, ya que permitía ocultar mensajes en las imágenes. A primera vista, el cuadro parece distorsionado pero, desde una perspectiva determinada la imagen cobra sentido y muestra su verdadero aspecto.

Galiotto ha hecho tallar en la piedra con moderna tecnología Waterjet este juego de perspectivas de los antiguos pintores. En el segundo espacio, el suelo estaba cubierto de extrañas formas de mármol negro que, no obstante, reflejaban de repente en una columna en medio de la sala su verdadera imagen: un ramo de rosas blancas.

Y para llevar todavía más allá este juego con la verdad y la realidad, encima de la columna se encontraba un verdadero ramo de rosas blancas.

Por cierto, la falta de luz hace que uno no pueda ver lo que hay ahí en realidad. La columna que acabamos de mencionar estaba formada por dos bloques, debido a que el Noir Belge no se puede extraer en grandes bloques. De todas formas, en el espacio oscurecido, no se podía apreciar la ranura entre las dos mitades.

Y no menos originales resultan los experimentos de Galiotto con el mármol blanco Vigaria, utilizado en el resto de espacios. En una de las paredes, la superficie de mármol estaba elaborada. Iluminada desde el frente, sólo se veía esa estructura. Iluminada desde atrás, aparecía la imagen de uno bebe dentro del vientre materno. Los colores y las vetas propias del material potenciaban el efecto de la imagen.

En otra de las paredes de mármol, en uno de los lados se habían labrado una serie de formas cuadriculadas. Aquí, el efecto de claroscuro se podía comparar con las lucecitas que se ven en la fachada de un edificio de oficinas por la noche.

La translucidez también era uno de los temas. Para ilustrarlo, el diseñador mostró pantallas para lámparas en mármol blanco que, como ya hemos dicho, es translucido. El fabricante fue la empresa italiana Serafini Marmo Luce.

En una entrevista, Galiotto expresó sus ideas con un bonito juego de palabras: „Hay una nueva vida en el mármol.“

El catálogo muestra en italiano e inglés, con numerosas, imágenes, el concepto, los resultados y los participantes. Se puede descargar de forma gratuita en la web del proyecto.

Para finalizar, una sugerencia: aquí, el artista Tom Kristen ha colocado luces LED en barras de plexiglas (1, alemán).

Raffaello Galiotto

Solubema, Merbes-Sprimont 1, 2

Serafini Marmo Luce

Fotos: Luce e Materia