Arquitectura: Alfombra de piedra con „efecto badén“ para coches y bicicletas

Exhibition Road, Londres.

(Junio 2013) En el rediseño de la Exhibition Road, en Londres, se ha perseguido el objetivo de devolver la calle a los peatones

(Junio 2013) A vista de pájaro, este asfalto muestra el trazado de una alfombra, y otorga a la Exhibition Road, la calle londinense famosa por su oferta en cultura y arte, un aspecto inconfundible y unificador en casi toda su longitud.

Si se pasea fuera de Hyde Park, pasando por los museos de Ciencia o de Historia Natural, hasta el Victoria and Albert Museum, o más allá, uno queda asombrado por el aspecto de esta transitada zona: es una zona para la gente, no para los coches. La calle desprende „generosidad y calma“ como bien lo describe el diario The Guardian.

Con „generosidad“, el artículo sobre arquitectura no se refiere al esplendor de las fachadas, sino a la apertura del espacio callejero: no hay aquí ningún tipo de separación entre los caminos, todo lo que circula por aquí lo hace de alguna forma mezclado. Así es como se percibe, por lo menos, la Exhibition Road.

El concepto del equipo de arquitectos Dixon Jones ha sido premiado en diversas ocasiones y recibió el pasado año el premio de la Stone Federation Great Britain. Para el pavimento, se utilizaron Scoutmoor Yorkstone y cuatro tipos de granito chino. La piedra natural se eligió como material para conseguir el máximo de duración en vida útil del pavimento y, por supuesto, también estar a la altura de la nobleza de este barrio londinense.

„Shared Space“ (Espacio compartido) es el concepto clave del nuevo diseño y se remonta al ingeniero holandés de transportes Hans Monderman. Éste afirmaba que la separación entre las vías para coches, bicicletas y peatones no aportaba más seguridad al tráfico, sino lo contrario.

Por lo tanto, los arquitectos de Dixon Jones vaciaron primero la Exhibition Road de los habituales elementos de separación, como bordillos o señales.

En su lugar, colocaron una especie de alfombra con un patrón geométrico al mismo nivel en toda la calle. Las líneas diagonales del patrón se cruzan cada pocos metros con la línea de visión de los usuarios de la calle.

En su lugar, colocaron una especie de alfombra con un patrón geométrico al mismo nivel en toda la calle. Las líneas diagonales del patrón se cruzan cada pocos metros con la línea de visión de los usuarios de la calle. Cuanto más deprisa va uno, más evidente resulta ese efecto óptico. El objetivo es crear un inseguridad que obliga a circular más lentamente y prestar más atención, similar al efecto de un badén para los coches.

La intención de evitar líneas dominantes se extiende incluso a las propias diagonales: éstas no se cruzan simplemente unas con otras, sino que están colocadas de forma que parece que unas desembocan en las otras.

La intención de evitar líneas dominantes se extiende incluso a las propias diagonales: éstas no se cruzan simplemente unas con otras, sino que están colocadas de forma que parece que unas desembocan en las otras. Ésta es una de las razones del elevado presupuesto de 29,2 millones de libras esterlinas (34,6 millones de €; 44,5 millones de dólares) para el proyecto completo, según informa en su página web el distrito de Kensington and Chelsea.

Estos elevados costes se deben al hecho que el tapizado de la calle requiere un laborioso proceso y ha sido en parte pintado en el asfalto.

Por supuesto, el concepto de „Shared Spaces“ no puede funcionar sin alguna forma de dirigir el tráfico. Así, la acera de 4 m de ancho para los peatones está separada de la „zona de transición“ para bicicletas mediante el sistema de drenaje.

Por supuesto, el concepto de „Shared Spaces“ no puede funcionar sin alguna forma de dirigir el tráfico. Así, la acera de 4 m de ancho para los peatones está separada de la „zona de transición“ para bicicletas mediante el sistema de drenaje.

La „zona de transición“ tiene 8 m de ancho y tiene capacidad para plazas de parking, puestos para aparcar bicicletas y algunas cosas más. A continuación se encuentra un carril para cada sentido de circulación. En el otro lado de la calle, a los pies de las fachadas, hay 4 m más de acera para los peatones.

Las farolas de 20 m de alto, en metal claro, ponen un acento adicional en el centro de la calle.

Las farolas de 20 m de alto, en metal claro, ponen un acento adicional en el centro de la calle. Su iluminación ha sido diseñada especialmente para este proyecto, y su delgadez contrasta con las masivas fachadas.

Unos 20 millones de visitantes pasean cada año por la Exhibition Road, y el tráfico es también un flujo continuo. Para poder soportar este uso intensivo durante más tiempo, cada piedra del pavimento está asentada sobre una base de hormigón y anclada de forma específica en su posición.

Las obras fueron finalizadas a tiempo para los Juegos Olímpicos de 2012. La piedra fue proporcionada por la empresa Marshalls Natural Stone, y colocada por G U Contracts.

Exhibition Road

Dixon Jones

Marshalls Natural Stone

GU Contracts

Fotos: Dixon Jones

(23.06.2013)