www.stone-ideas.com

Una espectacular bóveda de piedra

Una bóveda de piedra caliza: Esta construcción ha recibido el premio francés de arquitectura para construcciones con piedra natural.

(Julio 2013) Queridos lectores: si piensan viajar este verano a la Costa Azul, les recomendamos hacer una parada en los alrededores de la ciudad portuaria de Toulon. Allí se encuentra la pequeña localidad de Brignoles, que alberga una escuela de canteros (L’Atelier de la Pierre d’Angle), y delante de la cual se puede ver desde la calle una bóveda de piedra caliza. Esta construcción ha recibido el premio francés de arquitectura para construcciones con piedra natural (3. Concours d’Architecture Pierre Naturelle).

La construcción se basa en unos planos del siglo XVI, creados por el arquitecto español Alonso de Vandelvira, pero que nunca fueron llevados a cabo.

Esta construcción supera los límites, tanto por la complejidad de su estática, como por los desafíos que supone para cualquier cantero.

La construcción se basa en unos planos del siglo XVI, creados por el arquitecto español Alonso de Vandelvira, pero que nunca fueron llevados a cabo.

Los cuatro pilares exteriores están tensados, es decir, a través de ellos se encuentra un hilo de acero bajo tensión, y que sirve para mantener en su lugar cada piedra de los pilares, ya que el peso de la bóveda ejerce una gran presión desde arriba, forzando a las piezas a moverse hacia el exterior.

En la construcción actual se utilizó tecnología moderna: los cuatro pilares exteriores están tensados, es decir, a través de ellos se encuentra un hilo de acero bajo tensión, y que sirve para mantener en su lugar cada piedra de los pilares, ya que el peso de la bóveda ejerce una gran presión desde arriba, forzando a las piezas a moverse hacia el exterior.

Para conseguir estabilidad adicional, las piedras de los pilares han sido labradas con formas convexas y cóncavas, de forma alterna, para que encajen unas con las otras.

Los dos círculos internos de la bóveda resultan especialmente llamativos. Uno se puede imaginar fácilmente la precisión requerida a los canteros para ajustarse a la forma de los arcos.

Los dos círculos internos de la bóveda resultan especialmente llamativos. Uno se puede imaginar fácilmente la precisión requerida a los canteros para ajustarse a la forma de los arcos.

La piedra es Pierre de Savonnières, con la que también se revistieron la parisina Gare de L’Est, y parte de la catedral alemana de Aquisgrán.

Es fácil imaginarse esta espectacular construcción como punto de encuentro en un parque público, se indica en la documentación del concurso, o como decoración para la entrada de un hotel: „Una idea moderna que viene del pasado, y realizada en un material intemporal como es la piedra natural.“

Los arquitectos a cargo del proyecto fueron José C. Palacios (Universidad Politécnica de Madrid), Giuseppe Fallacara (Facoltà di Architettura del Politecnico di Bari) y Romain Moule (Atelier de la Pierre d’Angle).

Esta construcción supera los límites, tanto por la complejidad de su estática, como por los desafíos que supone para cualquier cantero.

El Concours d’Architecture Pierre Naturelle ha sido organizado este año por la asociación SN ROC (Syndicat National des Industries de Roches Ornementales et de Construction) y la revista Pierre Actual, en colaboración con la École Nationale Supérieure d’Architecture de Paris-Val-de-Seine.

Fotos: Pierre Actual

See also:

 

 

 

 

(28.07.2013)