www.stone-ideas.com

Gerhard Trieb: Paisajes con dados sobre la superficie de piedra

El artista austríaco Gerhard Trieb corta surcos en la piedra y elimina con el martillo pequeñas planicies

Si se observan a cierta distancia, sobre las esculturas de piedra de Gerhard Trieb parece encontrarse una capa titilante, que se convierte en muchos pequeños cubos si se ve más de cerca. Si se mira directamente en las juntas de los dados, parece que la vida interior de la piedra quede al descubierto.

 Gerhard Trieb: Paisajes cúbicos en al superficie de la piedra natural.

Trieb es pintor, artista gráfico y escultor, y vive cerca de Salzburgo. Uno de los temas que atraviesa su obra, independientemente del tipo de arte que se trate, es el cuadrado, o su extensión tridimensional, el cubo. Con esta figura, Trieb decora las superficies de cuerpos rectangulares, o papel.

Gerhard Trieb: Paisajes cúbicos en al superficie de la piedra natural.

La rejilla de cubos está cortada en la superficie de la piedra siempre de forma muy regular. Los surcos tienen una anchura máxima de 3 mm, y una profundidad de 7 cm.

Gerhard Trieb: Paisajes cúbicos en al superficie de la piedra natural.

Con martillo y cincel, el artista golpea después las cumbres de las mini-torres que surgen del proceso anterior, de forma que se crea una especie de sierra montañosa en pequeño formato. Ahí, el formato racional toma de nuevo la forma irregular de la naturaleza.

Tras cada obra se esconde un duro trabajo, ya que Trieb corta la rejilla de líneas con una sierra de diamante en la superficie. Y hay que saber que, por ejemplo, su obra más reciente, en mármol de Carrara, tiene una estela de 7 m de largo, lo que exige una mano firme por parte del artista. Al fin y al cabo, la sierra pesa unos 5 kg.

Para entregarse a este tipo de esfuerzos hace falta una gran determinación. Y eso no le falta a Gerhard Trieb, a pesar de que en nuestra conversación resulta un tipo muy accesible y antes reflexivo que hablador.

Su carácter decidido no se muestra sólo a través de sus rejillas de cubos minimalistas.

Gerhard Trieb.

Y también es una persona decidida en lo que se refiere a su papel como artista y persona, y se mantiene a distancia del mundillo artístico. También se aleja de la acelerada forma de vida actual, de „desvalorización de los objetos debido a su reproducción sin fin“, como él dice. La lentitud tiene, para él, „una cualidad que me permite cavar en lo más profundo“.

Y, aún así, no se trata de una persona recluida ni de un pesimista cultural, lo que probablemente tenga que agradecer a sus orígenes: su madre era costurera; el padre, artesano de la madera. Trieb se formó primero como dibujante técnico e hizo además al mismo tiempo sus primeros intentos como artista. Con 30 años, era director de proyectos en una empresa de construcción, tenía una cierta seguridad financiera, y también había conseguido su primer gran encargo artístico, lo que le permitió dar una nueva dirección a su vida.

Gerhard Trieb: quadrados.

Su interés por las formas cúbicas empezó dibujándolas en diversos formatos en papel. El hecho de que la humedad de la tinta hiciera que el papel se ahuecase, le llevó a la idea de hacerlos en tres dimensiones y a la escultura. El know how para la piedra natural lo aprendió de forma autodidacta.

Su experiencia en el sector de la construcción le resultó útil también para la escultura: los cubos de piedra y las estelas requieren una buena planificación técnica desde la extracción del bloque hasta la exposición de la pieza terminada. Igualmente, este tipo de obras artísticas sólo se las puede permitir quien tiene también una cierta seguridad financiera.

Gerhard Trieb

Fotos: Gerhard Trieb

(04.08.2014)