www.stone-ideas.com

Stone Stories: IF Design publica disparates sobre la piedra natural

(Julio 2011) Esto no va a dar buena fama a la empresa alemana International Forum Design GmbH, que organiza cada año el prestigioso premio IF Design. El año pasado, de hecho, el premio fue a parar a un proyecto realizado con bloques de hormigón. En la página web se afirma que „al contrario que la piedra natural, los bloques de hormigón son respetuosos con el medio ambiente, ya que no se explota la naturaleza mediante la extracción de grandes bloques, y su balance ecológico es positivo.“

Esta afirmación es un absoluto disparate. Presentaremos a continuación un par de hechos sobre el balance ambiental de la piedra natural. Y lo haremos sin cifras, para que lo pueda entender todo el mundo.

En la afirmación de IF Design GmbH se hace referencia a la extracción de bloques de piedra, que dejaría grandes agujeros en los espacios naturales.

Eso es correcto. No obstante, esta afirmación es igualmente válida para los bloques de hormigón. Éste se compone en gran parte de arena (de diversa granulación según el tipo de hormigón), y la arena no cae del cielo. En el caso de la piedra natural, los agujeros se encuentran sobre todo en las montañas; en el hormigón, a nivel del suelo. La naturaleza recupera este suelo rápidamente cubriéndolo de plantas y fauna

En cuanto al consumo energético para la producción del material, por el contrario, los bloques de hormigón presentan unos resultados notablemente peores. El hormigón require cemento como material adhesivo, y el cemento consume muchísima energía, puesto que se produce en grandes hornos giratorios. El sector está realizando enormes esfuerzos para reducir el consumo energético.

La piedra natural simplemente está ahí. Sólo hay que extraerla de la montaña.

Los pasos siguientes de elaboración y transporte tienen lugar tanto en un material como en el otro.

Otro aspecto importante para valorar el balance ecológico es la valoración de hasta qué punto se puede reutilizar el material. Ampliemos aquí nuestra observación e incluyamos otros materiales de construcción como los metales o el vidrio. Así veremos con más claridad de qué trata este aspecto.

En cuanto a posibilidades de reciclaje, el acero o el vidrio ocupan una posición claramente superior a la piedra y los bloques de hormigón, ya que estos materiales se pueden fundir y volver a usarse como si fueran nuevos (siempre que la recolección y la selección se hagan de forma correcta).

La piedra natural, si bien se puede reutilizar, sufre un proceso de downcycling en cada reciclaje: las partes se reducen hasta un punto en el que son sólo grava. No obstante, ésta aún se puede reutilizar.

Los bloques de hormigón no soportan más de un reciclaje. En la mayoría de los casos, acaban en el vertedero después del primer uso.

Y, no obstante, tampoco el reciclaje del acero y el vidrio resulta tan sencillo, ya que supone un proceso de fundido cada vez, utilizando para ellos hornos de gran capacidad que consumen mucha energía.

La única materia prima que presenta unos resultados realmente buenos en este aspecto es la renovable, como la madera.

En cuanto a la vida útil de los materiales mencionados, la piedra es insuperable en este sentido. Lo demuestran las pirámides egipcias, con las que no han podido ni siquiera los dañinos rayos UV del sol.

No obstante, esta gran cualidad de la piedra natural no es relevante para el balance ecológico, ya que casi nadie construye hoy en día pensando en la eternidad. Como máximo, se construye para una generación. Desde esa perspectiva temporal, en periodos de unos 30 años, probablemente los bloques de hormigón y la piedra natural presenten valores similares.

En vista a lo expuesto, resulta incomprensible en qué criterios se basa el juicio de IF Design.

Enlace a la página de IF Design (alemán)