www.stone-ideas.com

Mercados: India autoriza más importaciones de bloques

(Noviembre 2011) En India se ha producido hace poco una decisión gubernamental que podría suponer un paso más para aumentar la importancia del país en el mercado internacional de piedra natural. Los políticos han decidido permitir la importación de cerca de un tercio más de bloques de mármol sin elaborar de los permitidos hasta ahora. La cantidad máxima que se permite importar se eleva así a cerca de 500.000 toneladas al año.

Además, se otorgarán más licencias para la importación de estos bloques.

Para hacerse una idea, bastan algunas cifras del libro de estadísticas para 2008 de Carlo Montani „Stone 2009“: mientras India, por entonces, importaba 202.000 toneladas de bloques de todo tipo de piedras, China compraba 3.133.000 t, Italia 1.851.000 t e incluso España superaba a India con 853.000 t.

En vista de estas cifras, las nuevas medidas adoptadas por el gobierno indio no parecen muy exageradas para los ajenos al país. Por esta razón, para entender su significado tenemos que retroceder en el tiempo. Según cuenta los expertos indios, la industria local de transformación de piedra ha sufrido bajo leyes injustas que favorecían a unas pocas grandes firmas y perjudicaban a las medianas y pequeñas empresas.

Una cifra más: en este país en crecimiento existe una demanda anual de cerca de 1.000.000 t de piedra natural, pero la industria local sólo puede producir un tercio de esta demanda en sus canteras. Como justificación se esgrimen razones de protección del medio ambiente. Debido a esta regulación, ya han tenido que cerrar varias canteras.

Hasta ahora no se había producido una compensación mediante el aumento de las importaciones.

Estas limitaciones al crecimiento de la mayoría de las empresas han sido criticadas a menudo por la asociación All India Granites & Stone Association (AIGSA), haciendo referencia también al favoritismo de las empresas con licencia de importación. Estas empresas no sólo disponen de más material para la elaboración de sus productos sino que, en ocasiones, consiguen un gran negocio mediante la reventa de sus importaciones a precios exorbitados.

Un aspecto más: sería imaginable que, ya que no se permitían las importaciones, sí se permitiera importar productos acabados. Y esto es lo que sucedía, sobre todo con productos procedentes de China.

Desde hace algún tiempo, la industria india ha intentado que sus políticos fueran conscientes del drástico escenario que podría darse si el gobierno no liberaba las importaciones. En ese caso, las empresas locales tendrían que dedicarse al puro comercio: comprar bloques en el extranjero, hacerlos elaborar por empresas chinas y desde allí traerlos a India o venderlos en cualquier otro sitio.

Con este escenario, la hasta ahora potente industria india de la piedra caería prácticamente en la deindustrialización (con excepción del sector de las lápidas funerarias) y se perderían muchos puestos de trabajo.