Stone Stories: Dolencias y enfermedades a altitudes elevadas

(Marzo 2013) Los desafíos eran inmensos. Por nombrar sólo uno de ellos: la torre, de 13 metros de alto y la masa de un edificio de varias plantas, tuvo que ser desmontada completamente y reconstruida después. Esto supone una serie de exigencias también para los ingenieros, ya que si se retira semejante peso de repente de un edificio, puede tener consecuencias para toda la estructura.

En el Minster (catedral) de la ciudad británica de York, tuvo lugar el pasado año la restauración de grandes elementos de la fachada este. Los trabajos han sido reconocidos con uno de los premios de la Stone Federation Great Britain.

Entre otras cosas, se trataba de evitar en el futuro que el agua de la lluvia calase en la obra, ya que ésta era una de las mayores causas del deterioro. Para ello, por ejemplo, en uno de los anillos de piedra se redujo el número de piezas de 20 a 10. No obstante, esto supuso inusuales desafíos para los canteros, puesto que la torre en sí no era simétrica y, además, estaba ligeramente inclinada hacia un lado. El encaje de las nuevas piezas requería la máxima precisión.

También resultó compleja al reconstrucción de elementos decorativos y arcos. Lo que no supuso ningún problema fue encontrar un material sustitutivo para la antigua piedra caliza, ya que aún quedan canteras activa que la extraen.

De hecho, esta experiencia no ha sido nada particular, dice el Master Mason John David con modestia en una conversación telefónica. „Se trataba tan solo de un proyecto enorme, que no se suele dar ni tan siquiera en otras catedrales“, admite finalmente.

Incluso se creó una simulación en 3D de la torre y de la escalera de caracol de su interior. Si bien no era necesaria para la realización de los trabajos, se utilizó para hacer ver la complejidad de las tareas a los que tenían que tomar decisiones. Los costes de esta simulación fueron limitados, gracias a contactos personales.

La reconstrucción de las 20 gárgolas, que antiguamente adornaban el anillo de la torre, supuso un contraste agradable para los canteros. Prácticamente no quedaban restos, por lo que los artesanos crearon sus propios temas. El único requisito era que respetasen el estilo del interior de la catedral. Y esto era aplicable también a la vestimenta de los personajes. „No queríamos hacernos pasar por artesanos medievales, sino solo encajar en el marco de nuestra catedral“, explica John David.

El tema que eligieron los canteros fueron las „enfermedades“, lo que se tradujo en la representación de una amplia serie de problemas médicos, incluyendo conductas asociales. Tal y como era habitual en la Edad Media, la representaciones son drásticas y sin medias tintas. Nuestra galería de imágenes muestra algunas de las 20 figuras a 37 m de altura.

Queremos señalar dos eventos especiales en la catedral para este verano: tendrá lugar una nueva exposición sobre el edificio, donde se hará uso de todos los trucos modernos para presentar los trabajos. En una subasta posterior, cualquier interesado podrá adquirir las antiguas piedras de la obra.

York Minster

2012 Natural Stone Awards

Fotos: York Minster